Características y peculiaridades de conceptos científicos y otras disciplinas

6 características Sistema Respiratorio

El Sistema Respiratorio reside de todos los órganos implicados en la respiración. Estos contienen la nariz, la tráquea, la faringe, la laringe, los bronquios y los pulmones. Este sistema hace dos cosas muy significativas: Traslada oxígeno a nuestros cuerpos, aquel que precisamos para que nuestras células existan y funcionen adecuadamente, además nos ayuda a excluir el dióxido de carbono, el cual es un compuesto de los desecho de la función celular. La nariz, la faringe, la laringe, la tráquea y los bronquios actúan como un sistema de conductos por medio del cual el aire se regulariza hacia nuestros pulmones. El aire llega a los pequeños sacos de aire denominados como alvéolos, el oxígeno se integra al torrente sanguíneo y el dióxido de carbono es eliminado de la sangre. Cuando algo funciona mal en una sección del sistema respiratorio, como por ejemplo una infección habitual como la neumonía, hace que este sistema sea más difícil para nosotros, por lo tanto será muy complicado obtener el oxígeno adecuado que precisamos, además se le dificultara la eliminación total del dióxido de carbono. Es allí cuando surgen diversos síntomas respiratorios habituales como: Disnea, tos y el popular dolor en el pecho. Para conocer más a fondo este sistema corporal, conoce las 6 características de Sistema Respiratorio.

6 características de Sistema Respiratorio que debes conocer

 Características Sistema Respiratorio

1 La vía aérea superior y la tráquea

Cuando se respira, el aire entra a nuestro cuerpo por medio de la nariz o la boca. Desde allí se traslada por la garganta por medio de la laringe o denominada también como la caja de resonancia con dirección hacia la tráquea antes de entrar a los pulmones. Todas estas estructuras se desenvuelven para canalizar un aire fresco desde el exterior hacia su cuerpo. El medio aéreo superior es significativo porque siempre se debe encontrar abierto para que logres respirar. Igualmente ayuda a empapar y calentar el aire antes de que este llegue a nuestros pulmones.

2 Estructura

Los pulmones son considerados como órganos asimilados en forma de cono que invaden la mayor parte del espacio en el cofre torácico, muy cerca del corazón. Su función principal es transportar el oxígeno al cuerpo, este oxigeno es el que necesitamos para que nuestras células existan y trabajen correctamente, de este modo se logra eliminar el dióxido de carbono, producto de los desechos. Cada persona posee dos pulmones, un pulmón izquierdo y un pulmón derecho. Estos se fraccionan en lóbulos o extensas secciones de tejido apartadas por grietas o divisores. El pulmón derecho posee tres lóbulos, pero el pulmón izquierdo posee solo dos, ya que el corazón invade parte del espacio en el lado izquierdo en nuestro pecho. Los pulmones igualmente se logran fraccionar en fracciones aún más pequeñas, denominadas como segmentos broncopulmonares.

Estas son zonas piramidales que igualmente se encuentran aisladas entre sí por membranas. Existe aproximadamente 10 de ellos en cada pulmón. Cada fragmento recibe su propio abastecimiento de sangre y abastecimiento de aire.

3 Cómo trabajan los pulmones

El aire entra a nuestros pulmones por medio de un sistema de conductos denominados como bronquios. Estos conductos inician desde la parte menor de la tráquea como los bronquios izquierdo y derecho y se dividen numerosas veces a lo extenso de los pulmones, hasta que finalmente crean pequeños sacos de aire o también denominadas como burbujas en las paredes delgadas de los alvéolos. En los alvéolos se origina el significativo trabajo de cambio de gases entre el aire y la sangre. Envolviendo cada alvéolo donde se localiza toda una red de mínimos vasos sanguíneos  denominados como capilares, que son extensiones muy pequeñas de las arterias pulmonares. Es substancial que el aire en los alvéolos y la sangre en los capilares se mantengan muy juntos, de esta forma el oxígeno y el dióxido de carbono logran moverse o propagarse entre ellos. Por lo tanto cuando respiras, el aire pasa por la tráquea y pasa por medio de los bronquios hasta llegar a los alvéolos.

Este aire fresco domina mucho oxígeno por lo tanto parte de este oxígeno se traslada por medio de las paredes de los alvéolos hasta llegar al torrente sanguíneo. Trasladándose en la dirección opuesta se localiza el dióxido de carbono, el cual pasa de la sangre de los capilares al aire en los alvéolos para seguidamente exhala. De esta manera le lleva a su cuerpo el oxígeno preciso para vivir desasiéndose al mismo tiempo del dióxido de carbono en el producto de desecho.

4 Suministro de sangre

Los pulmones son considerados como órganos vasculares, esto quiere decir que absorben un abastecimiento de sangre muy grande. Esto suele suceder debido a las arterias pulmonares, que rocían los pulmones, las cuales provienen directamente del lado derecho de nuestro corazón. Transportando la sangre con baja cantidad de oxígeno y una alta cantidad de dióxido de carbono a los pulmones, de este modo el dióxido de carbono se consigue eliminar y se logra absorber más oxígeno en el torrente sanguíneo. La sangre frescamente rica en oxígeno en seguida viaja por medio de las venas pulmonares igualadas hacia el lado izquierdo de nuestro corazón. Desde allí se bombea por todo el cuerpo para abastecer de oxígeno las células y todos los órganos de nuestro cuerpo.

5 La pleura

Los pulmones se encuentran cubiertos por membranas lisas que denominadas como pleuras. Las pleuras poseen dos capas, una capa visceral que se incrusta linealmente a la superficie externa de nuestros pulmones y una capa parietal que cubre el interior de la pared torácica o también denominada como caja torácica. Las pleuras son significativas porque te permite inhalar y exhalar suavemente, sin originar algún tipo de fricción. Igualmente se afirman que cuando la caja torácica se difunde al respirar, los pulmones se difunden igualmente para ocupar el espacio extra.

6 El diafragma y los músculos intercostales

Cuando inhalamos, nuestros músculos suelen trabajar para colmar nuestros pulmones de aire. El diafragma, es considerado como un músculo grande con forma de lámina que se desarrolla por medio de su pecho específicamente debajo de la caja torácica, formando gran parte de este Sistema Respiratorio. En reposo, posee la forma de un domo que se curva hacia tu pecho. Cuando respira, el diafragma se astringe y se nivela, difundiendo el espacio en su pecho y transportando él aire a sus pulmones.

1 comentario
  1. nicol dice

    hai no te explica cuales son las caracteristicas en especifico y aparte esas no son las caracteristicas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.