6 características de Futurismo

El futurismo fue considerado como un movimiento artístico de progreso que se expulsó en Italia en el año 1909, sin embargo se establecieron movimientos similares en Inglaterra, Rusia y otros lugares del mundo. Fue la primera tendencia más significativa del arte moderno no ajustado en París, uno de los motivos por lo que no se tomo seriamente en Francia, fue porque lo consideraban como un arte grotesco para la humanidad. El futurismo enalteció el dinamismo del mundo actual, primordialmente la tecnología y la ciencia. Conoce las 6 características de futurismo más significativas de este movimiento artístico.

6 características de futurismo que debes conocer

El pensamiento futurista intervino en todos los tipos de arte de esa época. Inició en la literatura, pero se propago a todos los medios, incluyendo la escultura, la pintura, el diseño industrial, la arquitectura, la música y el cine. Además la mayoría de sus importantes exponentes fueron retratistas y el movimiento originó diversas pinturas significativas del siglo XX. Dejó de ser una energía estética en el año 1915, poco después del inicio de la primera guerra mundial, pero permaneció en Italia hasta la década de 1930.Características de futurismo

Evidencia general

Este movimiento de arte de vanguardia se considero como el más trascendental del siglo 20, el futurismo elogió la nueva tecnología y la modernización urbana. Complicando su entorno con los nuevos avances, sus miembros anhelaban demoler las formas más antiguas de su cultura para así mostrar la hermosura de la vida moderna. Por ejemplo, la belleza de los aparatos, la velocidad, el cambio y la violencia.

Sin embargo el movimiento impulsó algo de arquitectura, la totalidad de sus partidarios fueron artistas que se ocuparon de los medios tradicionales como la escultura y la pintura y en una gama selecta de estilos iluminados en el postimpresionismo. Además estaban interesados ​​en amparar los medios populares y los nuevos tecnológicos para notificar sus ideas.

Su exaltación por la modernidad y la nueva maquinaria finalmente los llevó a elogiar la llegada de la primera guerra mundial. La última etapa, el conjunto estableció este movimiento de gran medida como un progreso importante, sin embargo continuó durante la década de 1920, y en ese tiempo, diversos de sus miembros patrocinaron el fascismo, convirtiendo este movimiento artístico en el único progreso del siglo XX donde existía una política correcta.

Pintura futurista

El movimiento futurismo fue muy deseoso, aunque sus representaciones no fueron ni únicos ni revolucionario. Habitualmente, los pintores del siglo XX incorporados con el movimiento futurista veneraron el avance científico, predominando la velocidad, los nuevos métodos tecnológicos, el auto, el avión y el crecimiento industrial. Las tradiciones instituidas fueron apartadas a un lado después de la victoria de este ambiente artístico. Además cuando se trataba de crear una nueva belleza futurista, un término visual que logro expresar sus preocupaciones, pero otros artistas como Marinetti eran más indeterminados.

Escultura futurista

En 1912, el escultor Umberto Boccioni y otros futuristas, informaron su propio aparente arte futurista basado en la pintura, las más resaltantes fueron: La actividad plástica, que mostró sus ideas tipo Bergson sobre la percepción, del ser interior y la analogía de la forma, el movimiento y espacio. Año después el escultor Boccioni creó su obra maestra denominada como unique forms of continuity in Space. Este trabajo relata realmente el movimiento del cuerpo e ilustra su hipótesis del dinamismo, un argumento que también examinó estas obras fueron: Spiral Expansion of Speeding Muscles (1913), Speeding Muscles (1913) y Synthesis of Human Dynamism (1912).

Exposiciones

El arte futurista se exhibió por primera vez en una exposición de arte moderno en Milán en el año 1911. El primer espectáculo únicamente futurista fue a inicios del año 1912 en la espectacular Galerie Berhein-Jeune en París. La exposición luego viajó a la muy prestigiosa Sturm Gallery Berlin, organizada por Herwarth Walden, y rápidamente a Amsterdam, Zurich y Viena, creando una amplia publicidad para este movimiento artístico, gracias al estilo publicitario de Marinetti.

Disminución

En el año 1914, el futurismo italiano se encontraba en pendiente. Las desintegraciones personales y las oposiciones artísticas entre el conjunto de Milán, surtido por Marinetti, Balla y Boccioni, y el conjunto de florentino, en torno a Carra, llevaron a discusiones. En especial el conjunto de Florence quien fue el primero en oponerse al liderazgo de Marinetti y Boccioni. Pero para logra la satisfacción del nacionalista Marinetti, explotó la guerra, un suceso del cual el futurismo jamás se recuperó.

En ese momento Boccioni como Sant ‘Elia culminaron y Carra resultó herida y apeló al arte metafísica, mientras que Severini apeló al neoclasicismo. Luego de la guerra, Balla, con centro en Roma, gobernó un conjunto más joven de futuristas, incluyendo nuevos formatos convirtiendo a la pintura cada vez más abstracta. Marinetti también alcanzó un participante activo, aunque sus tareas políticas arrebataron el centro de la escena, originando que el futurismo, de cierta manera injusta, se acoplara con el fascismo.

Ideas claves

Los futuristas vivían fascinados por las dificultades de representar la práctica moderna, y lucharon para que sus pinturas despertaran todo tipo de impresiones, y no sencillamente las perceptibles a la vista. En el mejor de los argumentos, el arte futurista despertó el ruido, la pasión, el olor y hasta el calor de la metrópoli.

A diferencia de numerosos movimientos artísticos modernos establecidos en esa época, como el puntillismo y el impresionismo, el futurismo no se igualaba seguidamente con un estilo propio. En cambio, sus partidarios trabajaron de manera selecta, tomando en cuenta diversos aspectos del postimpresionismo, incluyendo el divisionismo y el simbolismo. No fue sino hasta el año 1911 que floreció un estilo futurista especial, luego de que la influencia cubista se viera afectada en su entorno.

Los futuristas se encontraban fascinados por la nueva era tecnológica visual, en específico la cronografía, un antecesor de la animación y el cine que consentía exponer el movimiento de un objeto a través de una sucesión de fotogramas. Esta tecnología fue el predominio significativo en su enfoque para exponer el movimiento futurista en la pintura, excitando un arte más abstracto con géneros rítmicos y pulsátiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba