Características y peculiaridades de conceptos científicos y otras disciplinas

4 características de los estados de la materia

En regla general la materia sucede en tres estados: líquido, sólido y gaseoso. Frecuentemente el estado de la materia de una mezcla o un elemento logra cambiarse al añadir o eliminar por completo la energía térmica de la misma. Un ejemplo particular es cuando se suministra calor a una pasta de hielo, esta se derrite en agua líquida para luego convertirse en agua de vapor. Conoce las 4 características de los estados de la materia.

¿Qué es un estado de la materia?

El término materia se describe como todo lo que posee masa y ocupa un espacio. Toda la materia está combinada con átomos de los elementos asociados a una mezcla o un elemento individual. Los átomos frecuentemente se acoplan linealmente, mientras que otras veces se esparcen ampliamente por toda la mezcla.

Los estados de la materia habitualmente se refieren sobre la base de las condiciones que se logran ver o sentir. La materia que se siente extremadamente dura y conserva una forma fija es denominada como estado sólido, la materia que es húmeda y conserva su volumen pero no su forma original se denomina como estado líquido. La materia que logra modificar tanto la forma como el volumen se conoce como gas.

Ciertos textos introductorios de química denominan solo los tres estados sólidos, líquidos y gaseosos, pero los contenidos de nivel superior registran al plasma como un estado más de la materia. El plasma al igual que un gas, logra cambiar su volumen y forma, pero también logra cambiar cuando es sometido a su carga eléctrica.

El mismo componente, compuesto o solución consigue comportarse de forma muy diferente y siempre se basara en el estado de la materia. Otro ejemplo particular es cuando el agua sólida es hielo siempre lo podrás sentir duro y frío  por otro lado cuando el agua es líquida se siente  húmeda y fluida.  Es significativo tomar en cuenta que el agua es el ejemplo de la materia más usual.

4 características de los estados de la materia que debes conocer

características de los estados de la materia

1 Estado sólido

Este es uno de los tres estados primordiales de la materia. Un sólido se crea a partir de un líquido o un gas, donde la energía de las partículas se reduce cuando los átomos invaden una disposición tridimensional limitadamente ordenada.

Los sólidos presentan ciertas propiedades que los diferencian de los líquidos y los gases. Todos los sólidos poseen, por ejemplo, la capacidad de tolerar fuerzas empleadas ya sea transversales o semejantes a una superficie, esto quiere decir, cuando las cargas son estándares o cortantes individualmente. Tales participaciones obedecen a las propiedades de las partículas que crean el sólido, de esta forma están compuestos por esos átomos ofreciendo una fuerza entre ellos.

Los sólidos habitualmente se fraccionan en tres clases extensas: cristalina, no cristalina y la cuasicristalina. Los sólidos cristalinos poseen un alto grado de resolución en una práctica atómica normal. Usualmente todos los metales y numerosos minerales, como la sal común pertenecen a este tipo de materia. Los sólidos no cristalinos son aquellos elementos donde los átomos y los elementos no se encuentran organizados en un patrón definido esto incluyen los  lentes, plásticos y geles. Los sólidos cuasicristalinos revelan una simetría entre los átomos que están compuestos de forma casi habitual, esto quiere decir, que los patrones que no se frecuentan en intervalos regulares.

2 Estado líquido

El conocido estado líquido de la materia es una etapa media entre un sólido y un gas. Al igual que los átomos de un sólido, las partículas de un líquido se encuentran sujetas a la sugestión intermolecular, además los átomos líquidos poseen más espacio entre ellas, por ese motivo no se fijan en su posición o recipiente. La sugestión entre los átomos de un líquido conserva un constante volumen de líquido.

La corriente de los átomos hace que el líquido disfrute de una forma inconstante. Los líquidos fluirán y colmarán la fracción más baja de un recipiente, adquiriendo la forma del recipiente pero sin cambiar su volumen. La cantidad delimitada de espacio entre los átomos representa que los líquidos poseen una compresibilidad limitada.

La atracción es la predisposición que atrae el mismo tipo de átomos entre sí. Esta adherencia pegadiza expone la rigidez superficial de un líquido. La rigidez superficial se logra considerar como una capa estrecha de átomos que se atraen enérgicamente entre las partículas que las rodean. Cuando estas potencias de atracción no son alteradas, consiguen ser extraordinariamente fuertes. Por ejemplo, la rigidez superficial del agua es lo adecuadamente grande como para aguantar el peso de un insecto. Se debe conocer que el agua es el líquido no metálico más adherente.

La viscosidad de un líquido es un régimen de la cantidad de líquido que impide que el líquido fluya libremente. Se expresa que un líquido que segrega lentamente es más viscoso que cuando un líquido fluye rápida y fácilmente. Un compuesto con baja viscosidad se piensa que es más delgada que un compuesto con mayor viscosidad, que habitualmente se considera como más gruesa. Un ejemplo particular es la miel que a pesar de pertenecer al estado líquido de la materia este es mucho más viscoso que el agua.

La viscosidad de un elemento o compuesto habitualmente se logra disminuir cuando es sometido a calor. Cuando se calienta, los átomos del líquido se desplazan más rápido, haciendo que el líquido fluya fácilmente.

3 Estado gaseoso

Un gas no posee un volumen determinado ni una forma específica. Ciertos gases se logran ver y sentir, aunque otros son impalpables por los seres humanos. Un ejemplos particular de los gases es el aire, helio y oxigeno. La atmósfera del planeta está compuesta por gases que contienen oxígeno, dióxido de carbono y nitrógeno.

4 Estado plasma

El plasma no posee un volumen determinado ni una forma definida al igual que los gases. El plasma frecuentemente se ve en los gases ionizados, pero es diferente de un gas porque tiene características únicas. Las cargas eléctricas no sujetadas a las partículas o iones hacen que el plasma sea un excelente conductor eléctrico. El plasma logra crearse calentando e ionizando un gas. Unos ejemplos particulares de plasma son las estrellas, luces fluorescentes, letreros de neón y los notorios rayos en el cielo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.