Neumonía (Características, concepto y síntomas)

La Neumonía es una infección pulmonar que puede darse en uno o los dos pulmones. Los microbios, virus y hongos son las causas principales. La infección causa inflamación en los alvéolos pulmonares. Los alvéolos se saturan de pus o liquido lo que obstaculiza la respiración. Neumonía (Características, concepto y síntomas)

características de la Neumonia

Síntomas de neumonía

Los síntomas de la neumonía suelen ser leves, pero en ciertos casos  puede ser mortal. Los síntomas son:

Tos con flema o moco.

Fiebre alta.

Sudoración o espasmos

Falta de aliento cuando realizas actividades cidianas o inclusive mientras descansa.

Dolor en el pecho que desmejora cuando tose o incluso cuando respira.

Efectos de cansancio o fatiga.

Pérdida de apetito.

Vómitos y nauseas.

Dolor de cabeza.

Los niños menores de 6 años pueden tener respiración apresurada o sibilancias.

En los bebés estos síntomas son poco evidentes, pero suelen vomitar, tener debilidad o tener dificultades para beber o comer.

En las personas de la tercera edad los síntomas al comienzo son más leves. Pero si no es tratada puede empeorar. Presentando confusión, temperatura corporal inferior a la normal y ataque de tos que no mejora.

Características

Es contagiosa

Los gérmenes que causan la neumonía son contagiosos. Esto simboliza que logran propagarse de persona a persona. Tanto la pulmonía viral como la bacteriana logran propagarse a otras personas por inhalación de partículas en el aire de una tos o estornudos. Igualmente logra contraer este tipo de neumonía al entrar en contacto con áreas u objetos contaminados con microbios o virus que producen esta infección pulmonar. Puede contraer neumonía por hongos del medio ambiente. Aunque, este tipo no se transmite de persona a persona.

Causas

Existen diferentes agentes infecciosos que logran causar neumonía.

Neumonia bacterial

El origen más habitual de neumonía bacteriana es Streptococcus pneumoniae. Otras raíces incluyen: Haemophilus influenzae, Mycoplasma pneumoniae y Legionella pneumophila.

Neumonía viral

Los virus pectorales son a menudo el origen de una infección pulmonar. Varios ejemplos incluyen:

Gripe, virus sincitial respiratorio y resfriado común.

La infección pulmonar viral suele ser más leve y logra mejorar en una o tres semanas sin tratamiento.

Neumonía fúngica

Los hongos del suelo o las evacuaciones de aves logran originar una infección pulmonar. Con mayor frecuencia producen neumonía en personas con sistemas inmunes debilitados. Los ejemplos de hongos que pueden originar neumonía incluyen: Especies de Cryptococcus o Especies de histoplasmosis.

Tipos

La infección pulmonar se clasifica según dónde o cómo se adquirió.

Una infección pulmonar obtenida en el hospital. Este tipo de neumonía bacteriana se obtiene durante una hospitalización. Logra ser más grave que otros tipos, ya que los microbios involucrados logran ser más resistentes a los antibióticos.

Infección pulmonar adquirida en la comunidad. La infección pulmonar obtenida en la comunidad es la que se presenta fuera de un entorno médico o institucional, por ejemplo donde vive.

Neumonía asociada al ventilador. Surge cuando las personas que utilizan un respirador mecánico.

Neumonía por aspiración. Sucede cuando inhalas microbios en los pulmones por comida, líquido o saliva. Es más posible que suceda este tipo si tiene dificultades para tragar o si está demasiado calmado por el uso de medicamentos, alcohol o drogas.

Tratamiento

Su tratamiento varia según el tipo de infección pulmonar que tenga, cuán grave sea y su estado general de salud.

Medicamentos recetados. Su médico logra recetarle un medicamento para ayudar a tratar su neumonía. Lo que le prescriban dependerá del origen determinada de su infección pulmonar.

Los antibióticos orales logran tratar la mayoría de las infecciones pulmonares por bacterias. Siempre tome todo su tratamiento con antibiótico, inclusive si comienza a sentirse mejor. No hacerlo puede evitar que la infección desaparezca, y logra ser más dificultoso de tratar en el futuro.

Los antibióticos no funcionan en los virus. En varios casos, su médico logra recetarle un antiviral. Aunque, muchos casos de neumonía viral se solucionan por sí solos con la atención domiciliaria.

Los medicamentos antimicóticos se usan para combatir la infección pulmonar fúngica. Es posible que deba tomar este medicamento durante varias semanas para eliminar la infección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba