Vesícula Biliar (Características, concepto y función)

Nuestra Vesícula Biliar es una estructura hueca con forma de pera situada debajo del hígado y en el punto derecho del abdomen. Su oficio principal es almacenar y reunir la bilis, una enzima digestiva amarillo-marrón originada por el hígado. La Vesícula Biliar es parte del tracto biliar. Vesícula Biliar (Características, concepto y función)

características de la Vesícula Biliar

Función principal de la vesícula biliar

Elimina las sustancias de desecho del hígado hasta el duodeno.

Favorece a la digestión por medio de la liberación de la bilis de manera controlada.

Características

Funciona como reservorio

La vesícula biliar se utiliza de reservorio para la bilis mientras no se utiliza para la digestión. El revestimiento absorbente de la vesícula biliar reúne la bilis almacenada. Cuando los alimentos ingresan en el intestino delgado, se redime una hormona citada colecistocinina, que le muestra a la vesícula biliar que se constriña y secrete bilis en el intestino delgado por medio del conducto biliar habitual.

Descompone las grasas

La bilis ayuda al proceso digestivo al descomponer las grasas. Igualmente drena los productos de desecho del hígado al duodeno, una fracción del intestino delgado.

Un exceso de colesterol, bilirrubina o sales biliares logra causar la formación de cálculos biliares. Los cálculos biliares son habitualmente depósitos pequeños y duros adentro de la vesícula biliar que se crean cuando la bilis acumulada cristaliza. Un individuo con cálculos biliares rara vez sentirá algún indicio hasta que los cálculos biliares consigan cierto tamaño, o si el cálculo biliar cierra los conductos biliares. La eliminación quirúrgica de la vesícula biliar (colecistectomía) es la manera más habitual de tratar los cálculos biliares.

Sigue una secuencia

La transferencia de la bilis sigue esta sucesión:

Inmediatamente de que las células del hígado producen la bilis, esta es acopiada por un sistema de canales que se filtran desde el hígado por medio de los canales hepáticos derecho e izquierdo.

Finalizando estos canales desaguan su contenido adentro del canal hepático habitual.

Luego, el canal hepático usual y el canal cístico concurren desde la vesícula biliar para crear el canal colédoco, cuya vía va desde el hígado hasta alcanzar el duodeno (la primera fracción del intestino delgado).

Aunque no toda la bilis va solamente al duodeno. Aproximadamente de un 55% de la bilis originada por el hígado es almacenada primero en el saco biliar.

Posteriormente de que se come la comida, se constriñe la vesícula biliar, que derrama en el duodeno la bilis situada para socorrer a emulsificar las grasas.

Color

La bilis es estimada como un líquido amarillento verdoso (entremezclado con sustancias de desecho, grasas y sales biliares) producido por las células del hígado para ejecutar dos labores primordiales: Empujar los desechos, emulsionar las grasas en el proceso de la digestión.

Las sales biliares son el mecanismo que logra la emulsificar e impregna las grasas. La bilis, que es emitida del cuerpo por las heces, es lo que le proporciona a las heces el tono marrón oscuro.

Ubicación

La vesícula biliar es una pieza hueca pequeña ubicada en el área menor del hígado.

Forma

Esta parte del cuerpo tiene un aspecto de ovoide o de una pera.

Tamaño

Esta parte del cuerpo tiene el tamaño de 5 a 7 cm de diámetro en su posición mayor. Se compone por 4 zonas acreditadas como cuerpo, base, cabeza y el cuello. Se acopla a la zona biliar por medio del canal cístico, extendiendo junto con el canal del higado en el colédoco y vaciado en el duodeno por medio de la bolsa de Vater, que trabaja a condición de esfínter.

La vena cística, es la arteria hepática que canaliza la vesícula biliar y el canal cístico. Conduce al canal cístico en su ingreso a la vesícula.

Patología de la vesícula biliar

La vesícula biliar logra causar enfermedades, habitualmente en los medios en las que se retrasan o se cierra el flujo. La patología biliar más usual en la colelitiasis, que reside en la fabricación de cálculos formada por sales biliares que logran atrancar la salida de bilis a la ruta biliar. Una dificultad intermitente logra derivar en trastornos hepáticos, con dolores discontinuos posteriormente de las comidas sin relacionar otros síntomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba