Impalas (Características, origen, ciclo de vida y migración)

Los Impalas son un tipo de antílopes de tamaño mediano, además es una mezcla entre un ciervo y la cabra. Tienen cuello y patas largas con cuernos negros y encrespados. Como miembros de la familia Bovidae, están muy relacionados con las vacas y ovejas. Impalas (Características, origen, ciclo de vida y migración)

Características de los Impalas

Origen

El impala se conoce científicamente como Aepyceros melampus, y pertenece a la familia de los populares antílopes africanos. Su nombre es de origen griego que significa pies negros de cuernos altos.

Ciclo de vida

Antes de dar a luz, un impala hembra dejará el rebaño. Después de una etapa de gestación de seis a siete meses, esta dará a luz, habitualmente a una sola cría por cada camada. Los impalas bebés son llamados terneros. Luego de dos días, la madre impala llevará a su cría de vuelta al rebaño. Los pequeños se destetan a los cuatro o seis meses, y a los 12 o 18 meses, la cría está lo adecuadamente madura como para dar a luz su propia descendencia. Los impalas habitualmente viven aproximadamente de 13 años en la naturaleza.

Migración

Los impalas que viven en los arbustos o bosques abundantes suelen ser sedentarios, pero las especies que residen en las llanuras suelen realizar migraciones muy largas. Esto es debido a que las especies que pastan, suelen seguir las lluvias y asi sus provisiones de alimento. Hay especies Orientales que realizan impresionantes migraciones y en masa.

Características de los Impalas

Peso

Los impalas pesan alrededor de 40 a 75 kilogramos.

Tamaño

Esta especie crece de 84 a 99 centímetros de largo en su edad adulta y habitualmente llegan al pecho de un hombre de tamaño promedio. Los cuernos del Impala macho crecen de 46 a 94 centímetros de largo.

Comportamiento

Su disposición social permite que los impalas se ajusten a las circunstancias ambientales dominantes. Cuando la comida es abundante, los Impala machos se tornan territoriales. En las condiciones de casas intermedian en 3 millas cuadradas, de cinco a ocho machos dominantes implantan territorios. Se paran con una actitud erguida, rozan el olor de las glándulas faciales y hacen cúmulos de estiércol para marcar su área territorial.  Las hembras crean manadas de 10 a 30 o más y entran y abandonan los territorios masculinos. Si comienzan a dejar el territorio, el macho aspira llevarlos de vuelta al centro, o simula un peligro más allá de su término adoptando una postura que usualmente se utiliza como señal de advertencia. Pretende aparearse con hembras en celo y protege su territorio de los machos provocadores. Los machos solteros logran permanecer en regiones masculinas si ignoran a las hembras.

Hábitat

El impala es nativo de África, y se desarrolla desde Angola, Namibia hasta la zona noreste de Sudáfrica y al norte por medio de Botswana, Zimbabwe, Tanzania, Kenia y otras regiones. Vive en selvas con pocos pastizales y maleza baja. También suelen vivir en sabanas.

Hábitos

Los impalas son completamente diurnos, lo que figura que son más activos por la mañana y justo antes del ocaso. Durante la época de lluvias, los impalas se reúnen en grandes grupos. En la época seca, los animales deambulan juntos en la búsqueda de comida. Durante la época de lluvias, los machos logran ser territoriales y ubican a las hembras alrededor de la zona territorial.  Los grupos de impalas más jóvenes se conocen como guarderías. Estos grupos de sucesores son como guarderías para niños donde juegan y se arreglan juntos.

Dieta

Los impalas son animales herbívoros, lo que simboliza que solo consumen vegetación. Sus dietas residen en corteza, cascaras, hojas, tallos y madera.

Cuidando a los jóvenes

En la zona de África oriental, las crías suelen nacer durante todo el año, pero la mayoría de los nacimientos habitualmente concuerdan con las lluvias. Los impalas llevan rápidamente a sus crías al rebaño debido a que los depredadores tienen más problemas para distinguir a un individuo del grupo de guardería, las crías están más seguras allí.

Depredadores

Los jóvenes son ultimados por los chacales y los gatos salvajes, babuinos, pitones y águilas. Cuando están en riesgo, los impalas explotarán en un ostentoso espectáculo de saltos. En sus brincos en zig-zag, frecuentemente saltan sobre sus compañeros, posiblemente para complicar a los depredadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba