Características y peculiaridades de conceptos científicos y otras disciplinas

5 características de Infección Pulmonar

Una Infección Pulmonar logra ser producida por un virus, una bacteria y, en ocasiones un hongo. Uno de los tipos más frecuentes de infecciones pulmonares se llama neumonía. La neumonía, que afecta los sacos de aire más pequeños de los pulmones, es producida con mayor frecuencia por bacterias contagiosas, pero igualmente puede ser producida por un virus. Una persona se contagia al respirar la bacteria o el virus después de que una persona infectada cercana estornuda o tose. Conoce las 5 características de Infección Pulmonar.

5 características de Infección Pulmonar que debes conocer

características de Infección Pulmonar

1 Causas de Infección Pulmonar

Cuando los grandes tubos bronquiales que transportan aire hacia y desde los pulmones se infectan, se designa bronquitis. La bronquitis es más probable que sea producida por un virus que por una bacteria. Los virus igualmente logran atacar los pulmones o los conductos de aire que llevan a los pulmones. Esto se denomina bronquiolitis. La bronquiolitis viral sucede con mayor frecuencia en bebés. Las infecciones pulmonares como la neumonía suelen ser leves, pero consiguen ser graves, principalmente para las personas con sistemas inmunes debilitados o afecciones crónicas, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

2 Síntomas

Los síntomas de una infección pulmonar varían de leves a graves. Esto obedece de diversos factores, incluyendo su edad y estado general de salud, y si la infección es originada por un virus, bacteria u hongo. Los síntomas logran ser similares a los de un resfriado o gripe, pero tienden a durar más. Si tiene una infección pulmonar, estos son los síntomas más comunes que puede esperar:

Tos que produce moco espeso. La tos ayuda a eliminar la mucosidad causada por la inflamación de las vías respiratorias y los pulmones. Este moco igualmente puede contener sangre. Con bronquitis o neumonía, puede tener una tos que origina moco espeso que puede tener un color distinto. Dolores punzantes en el pecho, Fiebre, transpiración, resfriado, dolor muscular, debilidad y otros.

3 Causas

La bronquitis, la neumonía y la bronquiolitis son tres tipos de infecciones pulmonares. Generalmente son causadas por un virus o una bacteria. Los microorganismos más frecuentes responsables de la bronquitis incluyen: virus como el virus de la influenza o el virus sincitial respiratorio, bacterias como Mycoplasma pneumoniae, Chlamydia pneumoniae y Bordetella pertussis. Los microorganismos más habituales responsables de la neumonía incluyen: bacterias como la neumonía por Streptococcus (la más habitual), Haemophilus influenzae y Mycoplasma pneumoniae y virus como el virus de la gripe.

4 Diagnóstico

Un médico primero tomará un historial médico y le preguntará acerca de sus síntomas. Es posible que les haga preguntas sobre su ocupación, viaje reciente o exposición a animales. El médico medirá su temperatura y escuchará su pecho con un estetoscopio para verificar si hay crujidos. Otras formas frecuentes de diagnosticar una infección pulmonar incluyen: radiografía de tórax o una tomografía computarizada, espirometría, una herramienta que mide la cantidad y la rapidez con la que toma aire con cada respiración, pulsioximetría para medir el nivel de oxígeno en la sangre, tomar una muestra de moco o secreción nasal para realizar más pruebas, hisopo de garganta y otros.

5 Tratamiento

Una infección bacteriana habitualmente requiere antibióticos para curarla. Una infección micótica pulmonar solicitará tratamiento con un medicamento antimicótico, como ketoconazol o voriconazol. Los antibióticos no funcionarán en las infecciones virales. La mayoría de las veces, tendrá que esperar hasta que su cuerpo combata la infección por sí solo. Mientras tanto, puede ayudar a su cuerpo a combatir la infección y sentirse más cómodo con los siguientes remedios caseros: toma acetaminofen o ibuprofeno para reducir la fiebre, beber mucha agua, prueba té caliente con miel o jengibre, hacer gárgaras con agua salada y otros.

Para infecciones pulmonares más graves, es posible que deba permanecer en un hospital durante su recuperación. Durante su estadía, puede recibir antibióticos, líquidos intravenosos y terapia respiratoria si tiene dificultad para respirar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.